Bienvenido a BevyBar

¿Sos mayor de edad?

No

Al confirmar ser mayor de edad manifiesta su conformidad con los términos de confidencialidad y el uso de cookies de este sitio web. Para más información, lea nuestra política de privacidad.

Beber con moderación. Prohibida su venta a menores de 18 años

Artboard

Mi carrito

No hay productos en tu carrito

Subtotal

{ cart.item_count } { cart.item_count | pluralise 'Item' 'Items' }

{ cart.total_price | money Currency.currentCurrency }

El costo de envío será calculado antes de ingresar el pago

quitar filtros

Top 5 de cervezas importadas

Si sos amante de las cervezas importadas, este top five es para vos. Descubrí nuestras joyitas, las recomendadas e indiscutidas. Si todavía no probaste ninguna de nuestras cervezas, ya sabes por dónde empezar.


Leffe Blond:

La cerveza Leffe blonde es una opción seca, frutada y levemente condimentada. Esta cerveza presenta un delicado aroma a malta y un sutil dulzor al final de cada sorbo. Producida desde el siglo XIII por los monjes de la abadía belga de Leffe, es el balance perfecto entre fuerza y finura.

leffe blonde


Leffe Brune:

Leffe elaborada con malta tostada, le da un sabor complejo de mucho cuerpo y sutil dulzor. Una variante de Leffe que no podés dejar de probar.

leffe brune


Leffe en sus comienzos

La cerveza Leffe originalmente se producía en La Abadía de Notre Dame de Leffe, fundada en 1152. A lo largo del tiempo, el establecimiento ha soportado desde inundaciones e incendios, hasta el saqueo de la abadía durante la revolución franesa, fue aquí donde cesó la actividad productiva que no se volvió a retomar nunca.
Actualmente, la cerveza se elabora en Leuven, Bélgica, en la fábrica de Artois, propiedad del reconocido gigante cervecero Ab InBev. A pesar de haber modificado su lugar de producción, la relación con la Abadía sigue vigente: la cerveza se sigue elaborando bajo licencia y los beneficios percibidos por Leffe se reparten entre el monasterio y la empresa.


Franziskaner:

Es una cerveza de trigo de aroma frutal y ligero sabor a banana y cítricos. Fresca y sutilmente especiada, esta opción es perfecta para los días de verano.

franziskaner

 

Los comienzos de Fransizkaner

El nombre de Franziskaner Weissbier se remonta a una antigua cervecería fundada en 1363 en el corazón de Munich, al lado de un monasterio de Franciscanos, lo que le daba su nombre “Braustatt bey den Franziskanern” (“Cervecería al lado de los Franciscanos”).
En el año 1992 el propietario de la misma decide fusionarse con el propietario de la cervecería Spaten, dando como resultado Spaten-Franziskaner-Brauerei.


Hoegaarden:

Ganadora de la Medalla de Oro en la World Beer Cup 2016, esta cerveza de trigo es una opción que nunca falla. Condimentada con semillas de cilantro y cáscaras de naranja, posee un sutil amargor refrescante y perfectamente equilibrado.

hoegaarden


Los inicios de Hoegaarden

La cerveza Hoegaarden nació durante la edad media en el pueblo de Hoegaarden, mundialmente reconocido por su witbieren (cerveza blanca). En el siglo XIX el pueblo contaba con 13 fábricas de cerveza y nueve destilerías, que luego fueron cerrando poro a poco. Fue entonces cuando Pierre Celis, un lechero que había crecido junto a la fábrica de cerveza, decide reavivar este movimiento abriendo una nueva fábrica en su pajar.

Para la elaboración de la cerveza, Celis utilizó los ingredientes tales como levadura, trigo, lúpulo, cilantro, agua y piel de naranja.

No fue hasta un incendio en la fábrica sucedido en el año 1985 que se dio la adquisición de Hoegaarden por parte del gigante cervecero Ab InBev.


Lowenbrau:

Lager de estilo complejo, dulce y refrescante, esta cerveza también tiene en su haber el reconocimiento de la World Beer Cup 2016, nombrada con medalla de Oro por ser la mejor Helles estilo Munich del mundo.

lowenbrau

 

Érase una vez en Munich
El nombre Lowenbrau comienza a tomar forma en el bar donde originalmente se comienza a producir esta cerveza. Este establecimiento tenía la inscripción "Zum Löwen" (al lado de los leones), por encontrarse al lado de la jaula de los leones, propiedad de los Duques de Bavaria.


En 1818 Georg Brey, alumno de la escuela cervecera de Munich, compró el local "Zum Löwen". Brey  no sólo dominaba el arte de la elaboración, sino que también tenía talento comercial, lo que hizo crecer el negocio de manera exponencial.
Para 1880, comenzaba la exportación de Löwenbräu, centrándose principalmente en EEUU y el Reino Unido. Desde 1997 pertenece, junto a Spatenbräu a Spaten-Löwenbräu-Gruppe, el cual a su vez está controlado por Anheuser-Busch InBev.